Chiang Mai, la ciudad de los templos y los elefantes

Tailandia es conocida por sus paseos en elefante y, más concretamente, Chiang Mai, ciudad muy visitada para hacer este tipo de actividades, pues se encuentra al norte del país donde la selva es la gran protagonista.

Este día nos recogió Thai, el taxista que conocimos el primer día en esta maravillosa ciudad, y del que luego os daremos su contacto;) Por la mañana nos llevó al templo Wat Phra That Doi Suthep a las afueras de la ciudad, un templo situado en las laderas de un monte desde donde se contemplan unas vistas preciosas de la ciudad. Aunque la mañana se caracterizó por la niebla, ésta no duró demasiado y pudimos disfrutar de uno de los mejores templos del país junto con sus grandes campanas (si las tocas dan buena suerte;)

Además, este templo tiene una estupa de 24 metros de alto cubierta de oro, un lugar que alberga a muchos peregrinos, no solo por la estupa sino también por las diferentes imágenes sagradas que alberga. También bajamos los 300 escalones protegidos por las dos nagas más largas de Tailandia.

                                    

Desde este templo Thai nos llevó a comer al santuario de los elefantes, cuyo camino fue como adentrarse en el cuento de “El libro de la selva”, donde nos dieron el plato típico: Pad Thai, el cual me gustó tanto que no me importaba comer todos los días lo mismo jajaja.

 

Mientras comíamos, la guía nos iba explicando (en inglés) las funciones que tenía el refugio y cómo trabajaban para que los elefantes estuviesen bien atendidos. Según nos contó, los elefantes que están allí proceden de lugares turísticos donde han estado atados y explotados para el turismo. Así que se puede decir que esto era un centro de recuperación para ellos.

Después de comer y de la explicación, nos cambiamos de ropa y cogimos unas bolsas para meter plátanos y cañas de azúcar, alimentos para los elefantes (nos dijo que comían unos 300kg de comida al día. WOW!). Los elefantes estaban encerrados, pero no atados. Estuvimos un rato dándoles de comer para familiarizarnos con ellos y que ellos también nos conocieran antes de salir a pasear por la selva (a modo de toma de contacto). Era muy llamativo cómo movían las orejas de felicidad cuando les dabas de comer.

   

Una vez los alimentamos, sacaron a uno de ellos y nos fuimos a pasear por la selva. Fue toda una aventura porque ellos mismos nos pegaban con la trompa para pedirnos comida, e incluso la metían dentro de nuestra bolsa para coger plátanos jajaja. No hizo falta llegar al agua para empaparnos, pues al elefante le entraron ganas de hacer pis y estábamos muy pero que muy cerca jajaja. Al finalizar este paseo, acabamos en un spa preparado para ellos donde tuvimos la oportunidad de enjabonar y frotar al elefante mientras movía las orejas de la alegría. Sólo Juan Antonio y yo nos atrevimos a meternos al agua y…ya os podéis imaginar cómo acabamos de empapados entre unas cosas y otras jajajaja.

   

Por la tarde Thai nos llevó a un templo de reciente construcción, Wat Densali, así que todavía no es muy conocido por los turistas y estuvimos muy a gusto porque estábamos casi solos. Pudimos disfrutar del sonido de las campanas sacudidas por el viento y sin el bullicio de los turistas. Además, tuvimos la oportunidad de escuchar cánticos budistas y ver algún que otro paseando descalzo por los diferentes edificios.

   

Para finalizar el día, volvimos a la ciudad y cenamos en un lugar típico tailandés recomendado por Thai. Por mucho que dijimos que no queríamos las comidas picantes…nos ardía la boca a rabiar jajajaja. Aún así, recomendamos comer/cenar allí porque éramos los únicos turistas, es decir, que era gente local quien regentaba este restaurante. Y había música en directo. La verdad es que fue un lugar muy auténtico:) No dejéis de ir y probar los famosos Fried Peanuts, están riquísimos. Yummy yummy!

    

Hasta el próximo post, viajer@s!! Muuak

PD: Dejo el contacto de Thai con su consentimiento (+66 892628858)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *