Heidelberg, ciudad de ensueño

Heidelberg es una ciudad pequeña situada en el valle del río Neckar y en el Estado de Baden-Württemberg. Esta ciudad es conocida por tener un castillo en ruinas y la universidad más antigua de Alemania.

¿Cómo llegar a Heidelberg desde Frankfurt?

Tal y como explicamos en el anterior post, cogimos un tren desde la estación central de Frankfurt hacia Heidelberg. Como ya dijimos, no hace falta comprar los billetes con antelación puesto que salen cercanías cada hora y suele haber asientos de sobra. Si no es así, no pasa nada porque sabéis que a la siguiente hora vuelve a salir otro tren;) El precio de cada billete ronda los 20€ y tarda una hora aproximadamente en llegar. Cuidado porque en Heidelberg hace más de una parada. Normalmente tendréis que parar en la estación central cuyo nombre es Heidelberg Hbf, que es desde donde salen casi todos los autobuses hacia los diferentes puntos de la ciudad.

Castillo de Heidelberg desde Karlsplatz

¿Qué podemos encontrar en Karlsplatz?

Aquí también hay un mercado navideño y fue, sin duda, el que más nos gustó. Tiene unas vistas espectaculares al castillo de la ciudad y las típicas casetas para beber vino, comer salchichas o adquirir algún regalito navideño. Además, hay instalada una pista de hielo pequeña que hace que el ambiente sea más navideño, si cabe. 

¿Dónde nos alojamos?

Nos alojamos en casa de una chica alemana, a los pies del castillo. Fue nuestra primera experiencia como huéspedes en una vivienda particular, pero quedamos encantados. Nos comunicamos con ella vía WhatsApp en cuanto salimos de Frankfurt y estuvo pendiente de nosotros hasta llegar a su casa. Una vez allí, nos alojó en su salón donde tenía un sofá cama y unas vistas espectaculares. No había un hotel tan bien situado por la zona. Nos dejó la llave con total confianza y entrábamos y salíamos cuando lo necesitábamos sin ningún problema. Además, nos dejó preparado té para el desayuno;))

Vistas desde la ventana de nuestro alojamiento

Puerta de entrada al alojamiento de nuestra anfitriona

Nos chiflaron las escaleras

Puerta de entrada a su hogar

Mercadillos navideños en Heidelberg

Puesto que llegamos por la tarde y ya era de noche, fuimos directamente a Marktplatz (Plaza del Mercado) que estaba muy cerquita de nuestro alojamiento a ver el primer mercadillo navideño. Lo podéis encontrar entre el Ayuntamiento y la Iglesia del Espíritu Santo. Además, está al lado de la calle peatonal más larga de Alemania, conocida como Haupstrasse. En este mercado podemos disfrutar de un montón de casitas que ofrecen figuritas navideñas, deliciosos dulces y salchichas alemanas.

En general, el horario de los mercadillos de Heidelberg es de 17 a 21 horas jueves y viernes y los fines de semana abre de 12 a 21 horas. Los mercadillos en esta ciudad (y también casi todas las ciudades de Europa) comienza el último jueves de noviembre (en este año 2017 fue el día 30) y se alarga hasta el 17 de diciembre.

Típicos corazones de chocolate

 

Glühwein, nuestra primera experiencia con el vino caliente

Cuando llegamos a esta plaza, vimos a la mayoría de la gente con una taza en la mano de donde salía humo. Juan Antonio y yo nos miramos y pensamos que era una especie de sopa, pero conforme nos íbamos adentrando entre la multitud, el olor que desprendían dichas tazas nos recordaba a la sangría, pero caliente jajaja. Así que como somos del pensamiento de “que no nos lo cuenten”, decidimos pedir una taza y probarlo. Al principio, cuesta de beber ya que quema y es vino, así que resulta un poco raro el sabor. Se trata de una bebida alcohólica alemana basada en vino caliente y especias. Llama la atención la forma en que lo sirven ya que recuerda mucho a un grifo tradicional de cerveza;)

Tened en cuenta que este vino se bebe durante el período de adviento, correspondiente a los meses de noviembre (finales de mes) y principios de diciembre. Cuesta 4€ la taza, dependiendo del lugar, ya que en Múnich nos cobraron más caro que en ningún sitio. Pero dentro de esos 4€ van incluidos los 2€ de fianza por la taza. Es decir, que si no queréis la taza, cuando terminéis, podéis devolverla y os darán los 2€.

Para acompañar al vino ya que, al ser el primero que bebíamos, entraba con un poco de dificultad, nos compramos la típica salchicha alemana y un delicioso crêpe de chocolate. La vida en los mercadillos de comida sabe mejor:))

Típica caseta de comida alemana

Catando la salchicha y el vino

Y de postre un rico crêpe de chocolate

Después de pasear por los diferentes mercados navideños ubicados en distintas partes del centro de Heidelberg, paseamos también por la calle Haupstrassezona comercial y con un ambiente muy guay:), pues podéis encontrar desde tiendas de ropa más actuales hasta librerías antiguas, todo ello rodeado de un encanto muy especial.

Castillo medieval de Heidelberg, un castillo parcialmente en ruinas

Al día siguiente, fuimos directamente al castillo ya que una de sus puertas de entrada estaba muy cerquita de nuestra casa. Así que nos pusimos cómodos (importante detalle) ya que el camino es de adoquines y bastante empinado y lo visitamos:) Si no estáis tan cerquita del castillo como nosotros, podéis llegar cogiendo el autobús número 33 hasta la estación de Kornmarkt y coger el funicular hasta la primera parada. No obstante, si queréis, podéis subir andando como hicimos nosotros por Burgweg, camino de unos 15 minutos hasta llegar a la puerta de entrada,

Burgweg (camino adoquinado)

Un descanso por el camino

Este castillo, también conocido como Palacio de Heidelberg, fue construido a finales del siglo XII, época de los Condes Palatinos y, durante siglos, como la mayoría de los monumentos importantes, fue siendo ampliado e incorporando así nuevos edificios de estilo renacentista. 

Está abierto de Lunes a Domingo desde las 10 de la mañana hasta las 16 horas, de diciembre a febrero. Y de 10-17h de marzo a noviembre. El precio de la entrada es de 7€ y nos da acceso al funicular (nosotros no lo utilizamos), al Patio, a un pequeño Museo de Farmacia, a la terraza y una gran barrica. El Museo de Farmacia es muy pequeño, pero merece la pena entrar y verlo (no os podemos mostrar ninguna foto porque estaba prohibido usar la cámara) ya que trata la historia de la farmacología con una exposición de instrumentos químicos de hace siglos.

Una de las decenas de ventanas que dan al río

¿Por qué está parcialmente en ruinas? Porque durante la Guerra de los 9 años (1689) los vecinos de Francia atacaron el castillo y lo destruyeron casi entero. Más tarde, en torno a 1765 después de haberlo empezado a reconstruir, hubo un gran incendio y el Palacio ya no se ha vuelto a restaurar. No obstante, esto lo convierte en el lugar más significativo de la ciudad por ser la ruina más conocida del país.

Contemplando las vistas por el camino

Pero, sin duda, las mejores vistas de la ciudad nos las ofrece la terraza del castillo desde donde podemos ver el casco antiguo y el valle del río Neckar, y que a continuación os enseñamos. Son unas vistas espectaculares, de verdad:))

Vistas del Puente Carlos Teodoro desde la terraza del Castillo

Vistas al río Neckar, un placer para los sentidos

Terraza del Castillo de Heidelberg

Se trata de un Castillo situado en lo alto de una colina y un auténtico contraste entre el color rojizo de los edificios y el verde de sus jardines. Por tanto, os aconsejamos que, aunque haga un poquito de frío (como fue en nuestro caso) deis un paseo por los jardines exteriores (Schlossgarten). El origen de dichos jardines data de 1616 aproximadamente y deja unas estampas tan maravillosas como éstas:

Friedrich

Reloj de una de las torres

Adentrados en los jardines del Castillo

Las dos torres que veis a continuación están muy deterioradas, sin embargo, nos llamó la atención que estuviesen rodeadas de musgo a modo de protección. Además, les protegían muchos arbustos; como si la naturaleza supiese que ha de proteger este tipo de construcciones. Muy curioso:))

Sensación de libertad rodeados de tanta belleza

En la salida lateral del castillo hay un pintor con auténticas obras de arte. Al verle, mi mente se trasladó al Sagrado Corazón de París, aunque, evidentemente, este señor estaba solo. No me explico cómo puede aguantar el frío en las manos sin guantes jeje.

Pintor en una de las salidas del Castillo

Cómo terminó nuestro día en Heidelberg

Desde el castillo fuimos a recoger las maletas a nuestro alojamiento y nos dirigimos al Puente de Carlos Teodoro (Alte Brücke) desde donde se puede contemplar también el Castillo.

Vistas del Castillo de Heidelberg desde el Puente de Carlos Teodoro

Este puente de piedra es otro de los iconos de esta ciudad universitaria. ¿Por qué? Porque cruza el río Neckar hacia el otro lado del casco urbano de la ciudad, convirtiéndose en una foto típica. Allí decidimos retomar fuerzas para continuar nuestro camino hacia las afueras andando y recoger el coche de alquiler previsto para terminar nuestra ruta.

Este puente es cruzado diariamente por viajer@s como nosotros para contemplar una de las panorámicas más espectaculares de Heidelberg. Eso sí, antes de llegar al puente, cruzamos la puerta de Carlos Teodoro, la cual estaba tapada por obras (menuda decepción). También se pueden contemplar unas vistas muy buenas de este puente desde el Castillo.

 

Puente de Carlos Teodoro

Reponiendo fuerzas en el Puente de Carlos

Vistas del puente y la puerta de Carlos desde el otro lado del río

Nuestra estancia en Heidelberg llega a su fin, pero antes de coger un transporte público, preferimos caminar hacia las afueras por la ladera del río, lugar que nos dejó enamorados por los amplios jardines y las casitas tan bonitas de esta zona.

Caminando por la ladera del río

Unos parques muy amplios para pasear y respirar aire puro

Un lugar de descanso en la ladera del río Neckar

Y hasta aquí nuestro post de Heidelberg. ¡Nos vamos a Rothenburg ob der Tauber! Hasta siempre, viajer@s. MUUUUAC

 

PD. Quien esté interesado/a en alojarse en casa de nuestra anfitriona, que no dude en consultarnos: info@viajarengancha.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *