Múnich, capital de Baviera

Y aquí estamos con nuestro último post de la ruta que hicimos en el puente de Diciembre por Alemania. Hemos de confesar que ya lo teníamos escrito y por cuestiones inexplicables, se nos ha borrado, así que vamos a intentar recordar al máximo cada detalle. Aún así, si creéis que falta información y queréis saber algo más, no dudéis en preguntarnos.

Nos da mucha penita que sea el último, pero esperamos poder volver en algún momento y seguir escribiendo sobre este magnífico país.

¿Donde nos alojamos?

LLegamos a Múnich desde Núremberg en coche alquilado y tardamos 1 y 30 minutos aproximadamente. Fuimos directamente al Hostel donde nos alojábamos, el cual buscamos por Internet ya que nos gusta mucho el ambientecillo de este tipo de alojamientos. Se trata del HI Munich Park Hostel y está ubicado en una zona residencial muy tranquila y con aparcamiento propio (nosotros no tuvimos suerte de aparcar en el párking, pero sí muy cerquita de allí).

Advertencia importante: al hacer el check in, nos pudieron 4 euros más a cada uno como cuota para hacernos socios de la red de hostels a la que pertenecía éste. Cuando ya terminas de pagar dicha cantidad, eres socio y solo pagas el alojamiento.

Pues bien, salimos del Hostel y muy cerquita teníamos una boca de metro para llegar a la plaza principal de Múnich. En unos 10 minutos llegamos a esta gran plaza y cuando salimos del metro, estas caras se nos quedaron al contemplar tal belleza. WoW!!

Mercadillo navideño

Múnich alberga varios mercadillos navideños por la ciudad, pero el más conocido es el ubicado en la Marientplatz donde se encuentra el nuevo ayuntamiento, edificio impresionante y uno de los más populares de la ciudad.

De este mercadillo podéis disfrutar desde finales del mes de noviembre hasta el día de Nochebuena desde por la mañana hasta por la noche.

Al ser sábado por la tarde-noche, había muchísimo ambiente y esto lo hizo todavía más especial.

  

Volvimos a tomar vino caliente porque, de todos los lugares en los que habíamos estado, éste fue la ciudad en la que más frío sentimos.

¿Dónde cenamos?

Nos hablaron muy bien de la famosa cervecería de Múnich, la famosa Hofbräuhaus, y fuimos con la intención de cenar; pero era tal locura, que vimos un poco el ambiente y nos fuimos a un lugar más tranquilo. La verdad es que nos hubiese gustado cenar aquí, pero se regía por la ley de la jungla. Era un salón enorme con mesas largas y jarras de cerveza enormes jajaja. Quien fuese más rápido conseguía sentarse a cenar. No sabemos cómo los camareros pueden aclararse para servir en tantas mesas jeje.

Para muestra del frío que hacía, aquí tenemos una foto en la que sólo se nos ven los ojitos jeje.

Englischer Garten

Al día siguiente, devolvimos el coche y dejamos nuestras maletas en la consigna de la estación de tren central y desde allí cogimos un tram para ir al parque inglés, uno de los parques urbanos más grandes del mundo.

Nada más llegar, nos recibió una nevada muy bonita a las puertas del mercado navideño que habían montado también allí.

No se aprecia mucho en la imagen, pero estuvo nevando durante las dos o tres horas que paseamos por el parque. La verdad es que nos llevamos recuerdos muy bonitos de aquí. Algún día volveremos en verano para ver a los surferos. Sí sí, como lo leéis, en el río que pasa por el parque, se forma una ola a la que se acercan los amantes del surf y dicen que es todo un espectáculo. Tendremos que volver para verlo;)

Desde el interior del parque se pueden contemplar cómo sobresalen los edificios  más importantes de la ciudad. Es como el corazón que respira en el centro de Múnich. Es una pasada pasear por el interior del parque, a pesar del duro frío invernal.

Dentro del mismo parque podemos encontrar edificios muy característicos como es el caso de este templo de estilo griego ubicado en lo alto de una pequeña colina y que se puede ver desde cualquier punto del parque.

También podemos disfrutar de la Torre China (Chinesischer Turm) que se encuentra justo a la entrada del parque y donde hacen conciertos en verano. En este caso, como hemos dicho, estaba en mercadillo navideño con puestecillos de regalos y comida.

Así que era un buen momento, también, para tomar un delicioso vino caliente, pero esta vez acompañado de un crepe de chocolate en lugar de salchichas.

Como veis en las fotografías, la nieve fue la gran protagonista de este día y nos dejó estampas navideñas tan bonitas como éstas.

No obstante, algunas de las imágenes parecen más otoñales que invernales dado el estado de los árboles y el colorido de las hojas.

Con esta fotografía nos despedimos del parque inglés para dirigirnos a la ciudad a comer y recoger nuestras maletas ya que nos quedan horas para volver a España. ¡Qué rápido se pasa el tiempo!

Como buenos niños que somos, también hubo tiempo para tirarnos bolas de nieve por el camino, dejarnos mojar por la nieve…

Y hasta aquí la ciudad de Múnich. Un placer:)))

 

 

 

Comentarios

  1. Naiara

    ¡Qué bonito tiene que ser Munich! Y con el mercadillo navideño y la nieve… un enamoramiento total!! Tengo muchas ganas de visitarlo!

    Por cierto, qué habilidad tan genial para reescribir todo el post de nuevo! Yo me hubiera desesperado jejeje!!!

    Un abrazo!

    1. Autor de la
      Entrada
      viajarengancha

      ¡Es una ciudad preciosa! No pierdas la oportunidad de visitarla;)
      No ha quedado como estaba escrito desde el principio, pero hay que ser resolutiva jeje.
      Gracias por tus palabras.
      Un abrazo enorme

  2. Pingback: RUTA NAVIDEÑA POR ALEMANIA – Viajar Engancha

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *