Si algo teníamos claro en nuestro viaje a Marruecos, era pasar una noche bajo las estrellas y dormir en jaimas del desierto Erg Chebbi escuchando el absoluto silencio. Una experiencia que no nos podíamos perder.  Éste era nuestro cuarto día dentro de nuestra ruta...